España,  Fuerteventura,  islas canarias

ISLA DE LOBOS

Isla de Lobos es una pequeña isla situada al noreste de la isla de Fuerteventura, en el estrecho de la Bocaina. 

Un islote de 6 km2 de superficie y 13,7 km de litoral que guardan unos paisajes que te sorprenderán. 

Su nombre se debe a que en el pasado habitaban en la isla focas monje o fraile del mediterráneo, conocidas como lobos marinos. Ahora están en peligro de extinción.

Este islote se encuentra protegido en su totalidad y forma parte del Parque Natural del Islote de Lobos. Con más de 130 especies vegetales y varias especies de aves, destacando la gaviota argéntea, la avutarda y la pardela cenicienta. Los fondos marinos son área de reserva submarina y contienen una gran riqueza ecológica.  

Una isla que al parecer ya maravilló a los romanos, que establecieron asentamientos estacionales para la obtención del tinte púrpura.  

Todo el mundo me decía que debía ir a la Isla de Lobos. Y ahora yo, te lo digo a ti, porque no se equivocaban. 

COMO IR A LA ISLA DE LOBOS

La forma más fácil y más directa es ir en ferry desde el puerto de Corralejo, en Fuerteventura. El trayecto dura unos 15 minutos. 

Al llegar al puerto de Corralejo hay varias casetas que te ofrecen diferentes tipos de packs para disfrutar de la isla de Lobos: ferry, taxi acuático, lancha superrápida, con snorkel, etc. 

Yo cogí el ferry con Naviera Nortour, de los más económicos. Para comprar el billete entra en su página oficial.

Desde enero de 2019 se limita el cupo diario de visitantes y tiempo de estancia a 4h, así que debes pedir permiso y comprar el billete del ferry con 5 días de antelación. 

El permiso se puede solicitar aquí .

Una vez en el puerto de Corralejo, son muy flexibles, pregunta si puedes estar más rato y coger el ferry de vuelta más tarde, todo dependerá de si hay mucha gente en la isla. 

ANTES DE IR DEBES SABER QUE…

La isla de Lobos ofrece mucho más que playas paradisíacas, por lo que a parte de la toalla, el bikini, la crema del sol y las gafas de sol, recuerda llevar ropa y calzado cómodo si quieres dar la vuelta a la isla. Gorra para protegerte del sol, siempre. No hay sombras.

Si quieres hacer snorkel no olvides tus gafas, es un lugar estupendo para practicarlo. 

Recuerda llevar agua y comida en la mochila, ya que solo hay un restaurante en toda la isla, el restaurante Casa Antoñito. Se encuentra en la zona de El Puertito, cerca del ferry. 

Si quieres comer en este restaurante debes reservar en cuanto bajes del ferry, y la reserva tiene que ser presencial. El teléfono es el +34 928879653, puedes llamar para encargar comida y llevarla a la playa que quieras. 

También puedes comprar agua, refrescos y helados durante todo el día.

En la zona de El Puertito también hay un edificio habilitado como zona de descanso, tiene mesas y baño.  

Tienes que saber que no puedes bañarte donde quieras. Aquí tienes las normas del Parque Natural de la Isla de Lobos. 

QUÉ VER EN ISLA DE LOBOS

PLAYAS EN ISLA DE LOBOS

Solo hay dos playas en las que se permite el baño en esta pequeña isla, y por suerte para ti, están a unos pocos minutos del muelle donde te deja el ferry. 

Nada más bajar del ferry hay un pequeño centro de visitantes donde encontrarás información de la isla y mapas informativos sobre los caminos. 

Si en la bifurcación caminas hacia la derecha irás dirección el Puertito, y si caminas hacia la izquierda, irás dirección Playa de La Concha. Estas son las dos playas paradisíacas donde se permite el baño. 

PUERTITO DE LOBOS

La playa del único pueblito de la isla. Una pequeña cala con un color tan turquesa y transparente que no parece real. Por mucho que te lo diga, alucinarás cuando lo veas. 

Playa del Puertito, Isla de Lobos
Playa del Puertito

Además es un sitio estupendo para hacer snorkel. 

Playas de El Puertito

PLAYA DE LA CONCHA

Una cala con forma semicircular casi perfecta, con vistas a la zona de Corralejo, de un color turquesa que nada que envidiar tiene a las del Caribe. Normalmente hay menos gente que en las calas del Puertito. Es más amplia y tranquila. 

Playa de La Concha, Isla de Lobos
Playa de La Concha

SENDERISMO EN LA ISLA DE LOBOS

Dar la vuelta a la isla siguiendo la ruta circular marcada es una idea buenísima para conocer la isla entera. Es fácil, entretenida y dentro de lo que cabe, corta. 

Mi recomendación es que llegues a Isla de Lobos a primera hora de la mañana, y nada más bajar del ferry empieces la ruta circular. De esta manera evitas las horas centrales del día con más sol y calor, y luego tienes todo el rato que quieras para relajarte en las playas. 

Ten en cuenta que no hay sombras ni lugar donde comprar bebida en ninguna parte de la isla a excepción de el Puertito. 

La ruta son unos 13 km en total si subes a La Caldera, unas 4 horas. 

Si no quieres subir a La Caldera y solo das la vuelta a la isla son unos 7 km, unas 2 horas. 

La Caldera tiene una altura de 127 metros sobre el nivel del mar. 

DATOS PRÁCTICOS DE LA RUTA CON LA SUBIDA A LA CALDERA

  • Acceso: desde el muelle de la Isla de Lobos
  • Recorrido: circular
  • Dificultad: fácil
  • Longitud: 12,8 kilómetros 
  • Buena señalización 
  • Tiempo estimado: 4 horas 
  • Desnivel: 200 metros de desnivel acumulado de subida y bajada

A tener en cuenta que actualmente solo dejan permanecer 4 horas en la isla, por lo que quizá tienes el tiempo justo para ruta y playas.

MI EXPERIENCIA DANDO LA VUELTA A LA ISLA

En tiempos de covid están siendo muy permisivos con el tiempo de estancia en la isla, ya que no se llena nunca del todo. 

Llegué a primera hora de la mañana en el primer ferry, y me puse a caminar hacia la izquierda, así que lo primero que me encontré fue la Playa de La Concha. Estaba totalmente desierta y me pareció maravillosa. Me costó mucho decidir que quería seguir caminando para dar la vuelta a la isla.  

Los carteles indican que el siguiente destino son las salinas del Marrajo, todo con un paisaje volcánico que te envuelve 360º.

Volcán de La Caldera, Isla de Lobos
Volcán de La Caldera

Seguí caminando en dirección al volcán de La Caldera, la cima más alta de la Isla de Lobos. Hay un desvío muy bien marcado para ascender a este volcán. No te salgas del camino ni cojas ningún atajo. Cuando visité la isla, había gente trabajando en este volcán, y el acceso estaba cerrado, y no quise molestar y preguntar, así que me quedé sin subir al volcán. Tendré que volver. 

Dicen que es un mirador magnífico, sobre todo de la zona del Parque Natural de las Dunas de Corralejo. 

Faro de Martiño, Isla de Lobos
Faro de Martiño

La siguiente parada fue el faro de Martiño, mitad de ruta, un lugar privilegiado desde donde contemplar la isla de Lobos. Aquí podrás empezar a intuir que la parte oriental de la isla es bastante diferente a lo que has visto hasta ahora. 

Las Lagunitas, Isla de Lobos
Las Lagunitas

En poco minutos llegué a Las Lagunitas, que como su propio nombre indica, es todo verde y agua. Me pareció una zona preciosa. 

Finalmente llegué a la última parada, Puertito de Lobos. Casitas de pescadores con encanto y un agua que parece que esté pasada por Photoshop. Pero ahí está, es real y puedes disfrutar de ella cuanto quieras.

SURF EN LA ISLA DE LOBOS

Por si algún surfero se cuela en este post, te informo de que existe una ola de derechas de mucha calidad en la base de La Caldera. 

Puedes llegar hasta allí en los ferrys que llevan a Isla de Lobos, pero también podrás encontrar servicios de barco que te llevan a esa zona donde se encuentra la ola. Todo lo podrás encontrar en el puerto de Corralejo. 

Recuerda que puedes visitar la guía completa de Fuerteventura.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.