catalunya,  delta de l'ebre

DIARIO DE VIAJE

En este diario de viaje os quiero compartir nuestros días por el maravilloso Delta de l’Ebre.

Espero que os pueda ayudar a organizar vuestra escapada a este rinconcito de Catalunya.

DÍA 1

Salimos desde Barcelona dirección al Delta de l’Ebre a las 9h de la mañana. 

Pensando que teníamos varios días para disfrutar de las maravillas del Delta, creímos que era una buena idea pasar el día por algunas calas de l’Ametlla de Mar. 

¡Y vaya si fue buena idea!

Cala Calafató, diario de viaje
Cala Calafató, Costa Daurada

La primera en la que paramos fue la Cala Calafató, una cala grande con servicio de socorrismo, baños, duchas y un chiringuito que estaba cerrado… El parking a dos minutos caminando. Nos pareció muy bonita, e ideal para ir con niños. Puedes caminar por el Camí de Ronda, es el camino marcado con las marcas del GR y que va paralelo a la costa, por las rocas. Tiene una vistas muy bonitas, y además podrás acceder a otras calas. 

Diario de viaje
Por el Camí de Ronda, Costa Daurada

Después cogimos el coche y nos fuimos a Cala Vidre. Es una cala pequeña, pequeña y paradisíaca. Agua cristalina que contrasta con la roca rojiza. Impresionante. Parking a un minuto caminando, y ningún servicio. 

Cala Vidre, diario de viaje
Cala Vidre, Costa Daurada

Si caminas por el Camí de Ronda hacia la derecha, hacia el sur, en 10 minutos llegaréis a Cala Forn, una cala también muy bonita, parecida a Cala Calafató, también con todos los servicios: socorrismo, baños, duchas y chiringuito. Se come muy bien en el chiringuito, un poco caro. Los platos salen a unos 12€, pero es todo carne a la brasa y los platos están muy ricos y generosos en cantidad. 

Si caminas hacia la izquierda, hacia el norte, en cuatro minutos llegas a la Cala de Sant Jordi, una cala bastante grande, con servicio de socorrismo, duchas, baños y un chiringuito. Parking a un minuto caminando. Lo más distintivo de esta playa es que está situada al pie del castillo de Sant Jordi d’Alfama, de mediados del siglo XII.

Por último nos fuimos hacía Deltebre, donde teníamos nuestro Hostal, si quieres saber más sobre alojamiento pincha aquí.

DÍA 2

A primera hora de la mañana pusimos rumbo a La Foradada, una ruta de montaña cortita y muy recomendable. Situada en la Serra del Montsià,  por la zona de Sant Carles de la Ràpita.

Las vistas desde arriba son impresionantes. Si quieres saber todo acerca de La Foradada, como llegar, la ruta, todo, mira el post dedicado a esta excursión!

La Foradada, diario de viaje
La Foradada, Delta de l’Ebre

Para comer, nos hicimos comida en el Hostal, para ahorrar un poco. 

Después de comer fuimos a dar una vuelta por la llacuna de La Tancada y els Ullals de Baltasar. Nuestro primer contacto con los flamencos!!

Ullals de Baltasar
Flamencos, diario de viaje
Flamencos en la Llacuna de La Tancada

Fue espectacular. Además, tengo que decir que conducir por esas carreteras entre campos de arroz produce mucha paz. 

Fuimos a tomar algo al bar de El Mirador, en Deltebre, genial para ver el atardecer. 

A cenar y a dormir. 

DÍA 3

A primera hora de la mañana nos dirigimos al cementerio de barcas. Este lugar fue una recomendación de la chica del hostal, que una vez más, acertaba de lleno. ¡Menuda recomendación! Un lugar mágico, solitario y misterioso, Es precioso a primera hora de la mañana, por la luz que se refleja en el agua en calma. Con un poco de suerte, podrás ver flamencos allí también. 

Cementerio de Barcas, Delta de l'
Ebre, diario de viaje
Cementerio de Barcas

Después nos dirigimos a la playa de Lo Fangar. Dejamos el coche en el chiringuito/restaurante de “Los Vascos”, y desde allí se empieza la caminata para llegar hasta el faro de Lo Fangar. 

Playa de Lo Fangar

Son unos 4 kilómetros para llegar al faro, y luego otros 4 kilómetros para volver al coche. El camino se hace por la playa, desde donde podrás ver las dunas, consideradas desierto. Está prohibido el paso, pero bueno…quizá unos metros para sacarte unas fotos…

Dunas de Lo Fangar
Far de Lo Fangar, diario de viaje
Far de Lo Fangar

A nosotras nos hizo mucho viento en esa caminata, así que no pudimos estar mucho rato en la playa de Lo Fangar. 

Comimos nuestro tupper en la Playa de La Marquesa, donde también hacía bastante viento. 

Este día lo terminamos viendo el increíble atardecer desde el Muelle del Trabucador. Estaba el viento en calma, así que no había Kite surfistas, que dicen que mola mucho el efecto con el atardecer. Estaba el viento tranquilo, el mar tranquilo y el cielo totalmente limpio. La verdad que fue maravilloso. Suele haber bastante gente pero hay mucho sitio para ponerse a lo largo de la playa o el muelle. También hay un chiringuito, al que supongo que hay que ir un rato antes del atardecer para coger sitio. 

Atardecer en el Trabucador, diario de viaje
Atardecer en el Muelle del Trabucador

Por último, fuimos a cenar a un restaurante de Deltebre muy rico y económico, “Casa Nicanor”, lo recomiendo para ahorrar en alguna cenita. 

Cena, «casa Nicanor»

DÍA 4

A primera hora nos dirigimos a la Desembocadura del Riu Ebre. Se puede llegar con el coche hasta bastante al final. Luego hay que caminar unos minutos por la orilla del río para llegar a un mirador desde el que se pueden ver todos los espacios naturales que rodean la desembocadura. 

El último mirador desde donde observar la Desembocadura del Ebre
Desembocadura río Ebre, diario de viaje
Desembocadura del río Ebre

Antes de llegar a la desembocadura en coche, llegarás a un muelle desde donde salen algunos cruceros por el río, hay varios restaurantes, algunos famosos como “Ca la Nuri” y algunas tiendas de souvenirs. 

Souvenirs y mini cruceros por el riío

Después fuimos a Riumar, a ver que veíamos. Nada, es una urbanización. La playa es bonita, pero hacía tanto viento que no nos quedamos. 

Así que fuimos a ver que tal la Playa de Migjorn, y en esta si que nos quedamos. Las playas son grandes, infinitamente largas, y no tienen ese aspecto de playa clarita paradisíaca que nos gusta tanto a la vista. Pero tengo que decir que el agua estaba verdaderamente cristalina. 

A la hora de comer teníamos reservada nuestra mesa en “Lo Pati d’Agustí”, un restaurante de paellas a la brasa que se encuentra en el pueblo de Poble Nou. Hay que reservar con antelación incluso de días, sobre todo si visitas el Delta en temporada alta. 

Pati d'Agustí, diario de viaje
Fideuà en Lo Pati d’Agustí

El Poble Nou es considerado uno de los pueblos más bonitos de Delta, y si, tiene mucho encanto, pero cuando fuimos nosotras, no había nadie ni nada de vida. 

Este día lo teníamos completito, a las 18:30h teníamos una cata de vinos que organizaba la chica de nuestro Hostal. Consistía en una vuelta en bicicleta por una finca privada, así que paseamos por lugares preciosos que normalmente no están abiertos al público. Y la cata de vinos fué allí mismo, al aire libre, con vistas a una laguna por donde volaban algunas aves. Nos encantó. Además nos pilló la hora del atardecer y fue realmente mágico. 

Cata de vinos, diario de viaje
Cata de vinos por el Delta

Ese día poca energía más nos quedaba, así que a dormir. 

DÍA 5

Llegó el día de marchar. 

Antes de poner rumbo a Barcelona, nos paramos a hacer una visita express a la ciudad de Tortosa. 

Tortosa, diario de viaje
Catedral de Tortosa

El caso antiguo es bonito, y es una ciudad que tiene mucha historia que contar. Por esas calles han caminado íberos, romanos, musulmanes y judíos. 

Tortosa, ciudad amurallada con mucha historia

Terminamos nuestra escapada como la empezamos, tomando el sol en las calas de la Atmetlla de Mar. 

Esta vez estuvimos en Cala de la Llenya, que se accede a través del camping, bueno , por un caminito del lateral. Supongo que en temporada alta estará llena. 

Cala Llenya, diario de viaje
Cala de La Llenya

Si caminas hacia el norte o Barcelona, por el camí de Ronda, en 2 minutos llegarás a la Cala de Santes Creus, una cala muy bonita con una laguna en la parte interior. Es paradisíaca y diferente. 

Cala de Santes Creus, diario de viaje
Cala de Santes Creus

Espero que os haya gustado acompañarnos por nuestra escapada al Delta de l’Ebre con este diario de viaje.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.