Barcelona,  catalunya

DESCUBRIR LA BARCELONA ROMANA

Que tengas ganas de descubrir la Barcelona romana es lo que me propongo con este post. 

Barcelona esconde un pasado romano que la mayoría de turistas no llega a descubrir. Eclipsado por la popularidad del Barri Gòtic, la Barcelona romana pasa desapercibida para la mayoría de visitantes. 

Pero debajo de la ciudad actual hay un montón de historias esperando a que vayas a descubrirlas. 

¿Te vienes?

BARCINO, LA HISTORIA DE BARCELONA

La Barcelona romana se conocía en aquellos tiempos como Colonia Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino, y se fundó en el siglo I antes de Cristo. Exactamente entre el año 10-15 antes de Cristo. 

Antes de que los romanos se instalaran en estas tierras, vivían los Layetanos, un pueblo íbero. 

Barcino era una colonia romana fundada por el emperador romano Augusto, con la finalidad de que vivieran los jubilados romanos, en la mayoría militares que se habían retirado, y poder descansar junto al mar.  

En su orígenes Barcino era una ciudad muy pequeña, sobretodo en comparación con Tarraco, que era la capital de Hispania Citerior.

Pero con el tiempo,  esta pequeña ciudad se fue transformando y su ubicación inmejorable le dió facilidades para el comercio por el mar Mediterraneo. Junto a sus ganas de reinventarse constantemente han provocado que una vez derrotada la república romana, llegara a ser sede imperial durante el siglo V del rey visigodo Ataúlfo.

SIGNIFICADO DEL NOMBRE DE LA CIUDAD ROMANA DE BARCINO

Colonia: Asentamiento militar de veteranos de guerra jubilados.

Iulia: Fundada en honor de la familia Iulia Claudia.

Augusta: Creada en los tiempos de Octavio Augusto, primer emperador.

Faventia: Con el favor o consentimiento de los dioses.

Paterna: Ciudad fundada por los descendientes romanos que vivían en roma considerados sus padres.

Barcino: Latinización de lo que en conocían los layetanos como Bàrkeno.

La pronunciación correcta del nombre romano es “Barkino”, aunque se escribe Barcino.

DÓNDE SE ESCONDE BARCINO EN LA ACTUALIDAD

Los romanos construyeron Barcino sobre lo que hoy sería el Barri Gòtic. 

Eso se debe a que era un punto alzado, estratégico para defender en caso de ataque. 

Hoy en día cuesta mucho vislumbrar este punto alzado, pero corresponde con la actual Plaça Sant Jaume. 

Por aquel entonces se conocía como Monte Táber, a unos 17 metros de altura sobre el nivel del mar.  

Con la cima de dicha montaña en la calle Paradís, en lo que conocemos actualmente cómo Templo Augusto aunque anteriormente era conocido cómo el Miraculum.

La ciudad estaba rodeada por la sierra de Collserola. Limitada entre dos ríos, el Baetulo (actualmente el río Besós) y el Rubricatus (actualmente el río Llobregat).  

Tenía unos 1000 habitantes y una extensión de unas 10 hectáreas y estaba defendida por una muralla que se construyó entre los siglos I y II, y que más tarde se fue reforzando y ampliando. 

Sus habitantes eran conocidos como Barcinonensis o Faventinos, aunque en la actualidad son conocidos como Barceloneses y Barcelonesas, y en Catalán como Barcelonins y Barcelonines.

ARQUITECTURA DE BARCINO

Barcino, como cualquier otra ciudad romana, destaca por su fuerte romanización. Esto no es más que el hecho de inculcar la cultura romana (religión, leyes, costumbres, infraestructuras, urbanización en las ciudades…) en la Península Ibérica. 

Seguía la estructura propia de las ciudades romanas con dos calles principales (Cardus y Decumanus) que se cruzaban en forma de cruz e interceptadas por un Foro romano.

El Cardus y el Decumanus, que conducían a las 4 puertas principales de la ciudad. 

El Cardo Maximus es hoy en día: calle Llibreteria, que al llegar a la plaza Sant Jaume pasa a ser la calle del Call, atraviesan la ciudad de norte a sur.

El Decumanus Maximus corresponde a: calle Ciutat, al llegar a la plaça Sant Jaume cambia su nombre a calle Bisbe, atraviesa la ciudad de este a oeste.

CÓMO VISITAR BARCINO HOY EN DÍA

Llegamos al punto clave del post, como descubrir la Barcelona romana. Dónde están los vestigios de la ciudad romana y cómo encontrarlos. 

Lo primero que necesitas saber, es que está casi todo destruido y enterrado, pisado por las construcciones posteriores.

Pero si te encanta la historia tanto como a mi, y eres de las que deja volar la imaginación, y visualizas como era la vida en las calles hace siglos, el tour de la Barcelona romana te encantará. 

En primer lugar, aunque parece que no quede ningún rastro sobre los romanos en la Plaça Sant Jaume y en las calles que corresponden al Cardus y al Decomanus, te animo a que no dejes de hacer este ejercicio de imaginación y visualizar que estás en las calles más importantes de la ciudad romana, en el punto más céntrico de la ciudad. 

Antes de iniciar la ruta, te dejo un tríptico para que te hagas una idea de la historia y la estructura de la ciudad romana. 

MUSEO DE HISTORIA DE BARCELONA (MUHBA)

Te recomiendo que empieces por aquí. Este museo está situado en la Plaça del Rei, y su entrada cuesta 7 euros. Ésta entrada dura 3 meses, y te permite entrar en las otras sedes del MUHBA. Es decir, que con esta entrada de 7 euros descubrirás toda la Barcelona romana si quieres. 

Ahí puedes ver la salida del MUHBA en la Plaça del Rei

Es un museo que me encanta y te recomiendo muchísimo. Te harás una idea global de toda la historia de la ciudad, desde la prehistoria hasta la actualidad. Es un museo dinámico y ameno. Hay mucha información y muy bien expuesta. No se hace pesado. 

Además, en este museo cobra una gran importancia la Barcelona romana. 

Barcelona romana el MUHBA de Plaça del Rei
Descubrir la Barcelona romana en el subsuelo de la Plaça del Rei
Descubrir la Barcelona romana en el subsuelo de la Plaça del Rei

En la Plaça del Rei encontrarás restos de Barcino del siglo I antes de Cristo, de la Barchinona visigoda del siglo VII  y de la Barcelona medieval del siglo XIII. 

Podrás pasear por las calles de la Barcelona romana, adentrándote en el subsuelo, entrar en una tintorería del siglo II, y muchas cosas más. 

ACUEDUCTO DE BARCELONA

Está situado en la plaza del Vuit de Març. 

Antes de levantar la primera muralla de Barcelona, los romanos construyeron un acueducto que abastecería la nueva colonia con agua del río Besós. 

Oculto durante siglos tras edificios posteriores, este acueducto ha conservado cuatro arcos en el muro de una construcción del siglo XVIII, situada en la plaza del Vuit de Març. 

Redescubierto en 1988, el acueducto es una de las huellas menos conocidas de la Barcelona romana, pero merece una visita. 

Está al aire libre, así que es gratuito y puedes ir a cualquier hora del día.

PUERTA DE ENTRADA A LA CIUDAD POR LA PLAÇA NOVA

¿Qué mejor que entrar a la ciudad romana por una de sus puertas?

También al aire libre, gratuita y sin horarios. Es ideal empezar el tour así. 

Puerta de entrada a Barcino, descubrir la Barcelona romana
Puerta de entrada a Barcino y trozo de acueducto reconstruido

Los orígenes de la Plaça Nova hay que buscarlos en 1358, fecha en la que se ubicó allí el Mercat de La Palla.  

Allí se alza una de las cuatro puertas de entrada a la ciudad romana, que daba acceso al foro a través de una de las dos calles principales de Barcino, el Cardo (actualmente el carrer del Bisbe). 

Tanto la muralla como las torres de defensa se levantaron entre los siglos I y IV antes de Cristo. Aunque esta parte de la muralla se reformó en el siglo XII.

En la torre de la izquierda, adosada a la Casa de l’Ardiaca, se ve la reconstrucción de 1958 de un fragmento del acueducto romano. 

Justo delante, hay un poema visual del artista Joan Brossa, que forma la palabra Barcino. 

LAS COLUMNAS DEL TEMPLO DE AUGUSTO 

Una vez has entrado dentro de las murallas, llega el momento de descubrir la Barcelona romana. 

¿Que puede quedar entre tanto bloque de viviendas? 

Bien, pues camina hacía la Calle del Paradís número 10. 

Allí están, cuatro columnas de orden corintio y un fragmento del friso de un templo romano. Se trata del templo de Augusto, levantado a finales del siglo I antes de Cristo. Se sabe que en el siglo V todavía seguía en pie, aunque muy deteriorado.  

Si quieres acceder a este espacio, debes consultar el sitio web del MUHBA. La entrada es gratuita.

PLAÇA SANT JAUME

Aquí no hay nada especial a ver, nada más que imaginar que llegas al foro romano desde el Cardo (carrer del Bisbe) o el Decomanus (Carrer Llibreteria). 

DOMUS DE SANT HONORAT

Una gran casa de la Barcelona romana que se encuentra en el barrio judío o Call, en la calle de la Fruita número 2. 

Esta domus del siglo IV después de Cristo conserva un jardín interior (viridarium), de unos 100 m2 y un estanque central (lacus) circundado de un pasillo porticado (peristilum) con un llamativo pavimento de mosaico (opus musivum). 

También hay habitaciones privadas con mosaicos geométricos y pinturas en las paredes. 

Asimismo, se pueden contemplar los restos de tres tiendas o tabernae, que posiblemente fueron alquiladas por el propietario de la casa. Por último, en el interior también hay unos silos del siglo XIII. 

El recinto pertenece al MUHBA y es una de las casas históricas de Barcelona abiertas al público.

DOMUS AVINYÓ

Las particularidades de la Barcelona romana desconciertan a algunos historiadores. Entre las más insólitas, cabe referirse a la gran cantidad de domūs de lujo que se concentraban en la ciudad, la ausencia de casas de familias humildes dentro de la muralla, la existencia de tres termas públicas e incluso de termas privadas dentro de algunas viviendas… 

Un ejemplo de esta opulencia es la Domus Avinyó, abierta al público en 2015 y situada junto al perímetro amurallado (Avinyó, 15). Fechada entre los siglos I y IV d.C., destaca por la rica decoración pictórica del techo y las paredes. 

Para conocer los horarios de visita, se recomienda consultar el sitio web del MUHBA.

LA PORTA DE MAR Y LAS TERMAS PORTUARIAS 

Unos baños públicos, un fragmento de muralla y dos torres romanas que fueron localizadas en 1998. 

Los vestigios se hallan en los bajos del número 7-9 de la calle de Regomir, una ampliación del centro cívico Pati Llimona.

El acceso es libre y gratuito dentro del horario del centro.

Para saber más sobre esta puerta y estas termas, entra la página web del MUHBA.

La zona de aguas, conocidas como termas del mar, es del siglo II, mientras que el tramo de muralla y las torres corresponden al siglo IV. En este lugar, también serás testigo de algunos detalles curiosos, como los restos de una chimenea que perteneció a una vivienda medieval.

VIA SEPULCRAL ROMANA

Situada en la actual plaza de la Vila de Madrid, la vía sepulcral romana es un vial secundario que comunicaba la colonia de Barcino con lo que hoy es el barrio de Sarrià. 

A ambos lados, se puede ver una necrópolis con tumbas de personas humildes que vivieron entre los siglos I y III d.C. Poco a poco, la zona quedó enterrada. 

En 1588, se construyó justo encima un convento carmelita, hoy desaparecido. La recuperación del antiguo cementerio romano no se produjo hasta 1956, año en el que se excavó el lugar para construir el edificio que actualmente se eleva en el sureste de la plaza. El recinto forma parte del MUHBA, por lo que te recomendamos echar un vistazo a su sitio web para conocer los horarios de visita.

MUSEU D’ARQUEOLOGIA DE CATALUNYA (MAC)

Por último, te aconsejo que complementes tu ruta romana con el MAC. 

Si te interesa todo sobre la historia romana, debes saber que en el MAC podrás ver algunas esculturas y mosaicos romanos. Uno de los más espectaculares es el mosaico el Circo, de casi 8 metros de longitud y descubierto en el Palau Comtal Menor en 1860. Esta obra representa una carrera de cuadrigas que probablemente se disputó en el circo Máximo de Roma.


¿Qué te ha parecido esta ruta por la Barcelona romana? ¿Interesante? ¿Añadirías algún punto más?

Escríbeme y házmelo saber. Me encantaría saber si has disfrutado haciéndola.  


Recuerda que tienes un itinerario para ver Barcelona en 2 días que no te puedes perder!

4 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.